Inicio Opinión Características principales de un buen líder

Características principales de un buen líder

53
0
Compartir
La autora es periodistas, expresidente del CDP. Reside en Santo Domingo

Por Mercedes Castillo

Ser cercano a la gente, solidario de corazón, buen gerente, delegar tareas, ser gregario, amigable, comunicativo, confiable, sentir el padecimiento del personal bajo su responsabilidad y contribuir a la solución de los problemas constituye, sin dudas, parte de las características principales que deben poseer los líderes.

También contar con pleno conocimiento de la misión, visión y valores de la entidad, así como de su historia y dominio de la situación actual, (perspectivas inmediatas, mediatas y de largo plazo), con la conciencia de su deber y responsabilidad ante los integrantes de llevar a buen puerto la institución.

Los líderes son fundamentales para desarrollo y consolidación de una institución o sociedad. Dichos liderazgos se construyen en el accionar de la entidad y adquieren fuerza en la medida que sintonizan con los anhelos y aspiraciones de los integrantes. Son los líderes los que empujan hacia delante las instituciones y las sociedades.

El o la dirigente tiene el deber de cumplir y hacer cumplir el marco jurídico de la institución, su historia, sus estatutos, reglamentos y resoluciones de los organismos de dirección.

Esa responsabilidad recae en la directiva encabezado por el o la presidenta que pasa a ser el líder. El respeto a esa institucionalidad es clave para el fortalecimiento de la entidad. Sin eso no hay esperanza de contar con una institución fuerte ni en el presente ni en el futuro.

Las condiciones innatas del líder o lideresa la van a reflejar en su accionar institucional durante su gestión o gestiones. Otras características adquiridas por los estudios, preparación y la experiencia son muy importantes al conducir bien una institución.

Para el éxito de las gestiones institucionales es necesario, imprescindible que los y las líderes reciban apoyo de los miembros de la institución. Sin dudas, es un requisito básico para su buena marcha.

Un líder debe predicar con el ejemplo. Debe estar al día, actualizado, practicar las buenas normas de dirección y contar con la férrea decisión de echar hacia delante la entidad, en virtud de la confianza depositada en él.

Definitivamente, los líderes deben tomar en cuenta las características principales de un buen líder o lideresa a la hora de conducir cualquier entidad, pues son ellos sus motores de desarrollo. De ahí su responsabilidad ante sus representados. ¡Enhorabuena!