Inicio Nacional Obispo Benito Ángeles oficia misa de San Lorenzo y bendice Juegos de...

Obispo Benito Ángeles oficia misa de San Lorenzo y bendice Juegos de Los Mina

90
0
Compartir
Obispo Benito Ángeles oficia misa de San Lorenzo y bendice Juegos de Los Mina

Santo Domingo Este: – En medio de la celebración de los XVII juegos de los mina, dándole un toque especial al cierre de las patronales de San Lorenzo, el obispo Benito Ángeles, celebró este miércoles una concurrida misa en la histórica iglesia del sector de Los Mina Viejo en la que hicieron acto de presencia miembros del comité organizador de los juegos y gran parte de la feligresía del referido sector.

En esta fiesta del Señor fueron presentados 10 niños que por medio del sagrado acto de la Confirmación ratificaron su fe en Dios nuestro señor.

El obispo oficializó también la culminación de las tradicionales patronales y aprovechó para bendecir los juegos que se celebran exitosamente con los niños y jóvenes atletas de la barriada.

Obispo Benito Ángeles oficia misa de San Lorenzo y bendice Juegos de Los Mina

En su sermón el obispo pidió por la comunidad de Los Mina Viejo, y por las personas honestas que día a día se esfuerzan en cuerpo y alma para beneficio de sus familias.

Tuvo palabras de motivación para las autoridades de la comunidad que buscan cambiar las vidas de las personas de dicho sector. Entre los presentes estuvo la señora Rosa Wíllamo, regidora y vicepresidenta del comité organizador de los Juegos, junto al regidor Abel Matos, tesorero del mencionado comité.

Personas de la comunidad de Los Mina viejo desafiaron el intenso calor para poder escuchar la misa del obispo Ángeles, quien como de costumbre no decepcionó a sus feligreses con su peculiar forma de hablar y de transmitir el mensaje de Dios en un lugar sagrado, como la iglesia de San Lorenzo, marcada por su maravillosa historia que data del siglo XVII, construidos en ladrillo y soportados al exterior por grandes contrafuertes de piedra con tres grandes puertas que se abren al exterior, lo que la convierte en un espacio sagrado digno de conservar por generaciones.