Inicio Opinión «Y tú, empínate, que ya es tiempo de que pelees por tu...

«Y tú, empínate, que ya es tiempo de que pelees por tu patria»

36
0
Compartir
Mariana Grajales Cuello. El autor, es periodista, escritor y trabajador social. Reside en Santo Domingo

Por Federico Cabrera

Mariana Grajales Cuello, la madre de los Maceo-Grajales que tan glorioso capitulo escribieron en la historia de Cuba, es el prototipo de mujer indómita y brava, de espíritu patriótico irreductible y sin par, y de intransigentes convicciones libertarias.

Los historiadores dicen que Mariana era hija de José Grajales Matos y Teresa Cuello Zayas, pardos libres que llegaron a Cuba procedentes de Santo Domingo (República Dominicana).

Mujer de coraje sin límites, Mariana nació el 12 de julio de 1815, según consta en la partida bautismal que se halla en el folio 99, del Libro 9 de la parroquia de Santo Tomás Apóstol, en Santiago de Cuba.

Pese a esa referencia del acta bautismal, aún no está del todo claro si Mariana nació en Cuba o en República Dominicana.

A propósito, los apellidos Cuello y Matos abundan mucho en la región Sur de la República Dominicana, principalmente en Azua, Barahona y San Juan…

Los gloriosos hijos de mariana

Luego de procrear sus tres primeros hijos, Mariana quedó viuda muy joven, y enfrentó los rigores de la vida y la soledad. Pero después, se unió maritalmente con Marcos Maceo, supuestamente de origen venezolano, con quien procreó otros nueve hijos y forjó una estirpe de hombres y mujeres valientes que entregó por entero a la lucha por la libertad de Cuba.

Cuenta la historia que poco después de iniciada la Guerra de 1868 contra la colonización española, Mariana hizo jurar a sus hijos de rodillas y frente a un crucifijo, libertar a Cuba o morir peleando por ella.

Los 10 hijos varones de Mariana se alistaron en el ejército mambí, al igual que su esposo. Tres de ellos alcanzaron el grado de general, librando duras batallas en los campos cubanos, siendo los más destacado Antonio Maceo Grajales (El Titán de Bronce), y José Maceo Grajales (El León de Oriente).

Una tradición de la familia Maceo-Grajales da cuenta de que en una ocasión muy decisiva para la guerra por la independencia de Cuba, Mariana se acercó a Marcos, su hijo más pequeño, que era aún menor de edad, y le dijo: «Y tú, empínate, que ya es hora de que pelees por tu patria, como tus hermanos».

Muerte de Mariana Grajales

Mariana Grajales es considerada un «ejemplo excepcional» y un símbolo de la mujer cubana por su orgullo de patriota y su consagración a la lucha por la independencia de Cuba, a la que entregó a todos sus hijos y alentó al esposo a seguirlos, desde su incorporación al levantamiento liderado por Carlos Manuel de Céspedes a partir del 10 de octubre de 1868.

A Mariana Grajales Cuello la muerte la sorprendió en el exilio, siendo sepultada originalmente en el cementerio de Saint Andrews, en Kinston, Jamaica, un año y unos meses antes de que los hijos que le quedaban vivos iniciaran nuevamente la guerra por la independencia de Cuba.

El día 23 de abril de 1923 los restos de Mariana Grajales fueron llevados a la ciudad de Santiago de Cuba y son depositados en capilla ardiente en el Salón de Sesiones de la Cámara Municipal o Ayun­ta­miento, donde el pueblo cubano le ofreció su último adiós, hasta ser sepultados en horas de la tarde, con merecidos honores, en el icónico cementerio Santa Ifigenia.

El 10 de octubre de 2017 los restos mortales del prócer Carlos Manuel de Céspedes, el «Padre de la Patria», y Mariana Grajales, considerada la «Madre de los cubanos», fueron inhumados y luego enterrados junto a los mausoleos de José Martí y Fidel Castro, en el mismo cementerio Santa Ifigenia.

¡Loor eterno a nuestra queridísima e inolvidable Mariana Grajales Cuello, La Madre de la Patria Cubana, mujer sin parangón en nuestra querida región caribeña!