Inicio Opinión Por una junta moderna

Por una junta moderna

110
0
Compartir
El autor es juez del poder judicial, egresado de la escuela nacional de la judicatura

Por Joan Eduardo Rodríguez Cruz

Los tiempos han cambiado y con ellos las aspiraciones de una sociedad que se ha visto inmersa en momentos difíciles por no contar con personas que los represente de forma responsable. En este año electoral que acabamos de superar, quedo evidenciada la necesidad que se tiene, a nivel nacional, de una Junta Central Electoral independiente, libre de cualquier influencia política; una Junta Central Electoral que responda directamente a la democracia del pueblo, de nuestro pueblo. Es por ello que queremos personas que  cuenten con las condiciones necesarias para realizar de manera respetuosa y responsable el trabajo que se requiere, con miras a cuidar los intereses de todos; personas como el magistrado Joan Eduardo Rodríguez Cruz, un joven capaz, sin tachadura, responsables, que no puede ser señalado porque se ha dedicado desde sus inicios, como ciudadano dominicano, a realizar las cosas de forma correcta y responsable.

Este joven magistrado es egresado del programa para la formación de jueces de la Escuela Nacional de la Judicatura, quien aprobó sus estudios para servir a la sociedad. Este magistrado tiene una historia impecable, tiene conocimientos suficientes que pueden aportar a la Junta Central Electoral que necesitamos y merecemos.

Sin miedo a equivocarnos, nos atrevemos a decir que como se ve el magistrado Joan Eduardo Rodríguez Cruz es como deberían verse las nuevas caras de nuestras instituciones.

Mencionar, que es de suma importancia, el hecho de que este magistrado no está comprometido con ningún partido político, sino que su compromiso es con sus valores, con su ejemplo, con sus capacidades, con sus conocimientos, con su país, y es por esto que estamos convencidos de que él puede realizar una ardua y correcta labor desde la posición de la Junta Central Electoral.

Hemos visto como en las últimas semanas diferentes medios y personas reconocidas del país y del mundo jurídico se han unido para reconocer las condiciones de este magistrado.

El Senado debe tomarlo en consideración para desempeñar las funciones que le corresponderían en ese órgano nacional, cuyo órgano necesita mejores dirigentes para obtener total respeto de nuestra democracia.

Existen múltiples entidades que lo han propuesto para que el mismo sea tomado en cuenta a los fines de ocupar la posición a la que aspira, entre cuyas instituciones tenemos: La Asociación de Profesionales del Derecho por la Dignidad y la Capacitación, INC. (APRODEDICA); El Club de Leones, Salcedo, INC.; La Asociación de Abogados Militares Activos y Retirados de Rep. Dom. (ADAMAR); La Asociación Dominicana de Jueces de Paz (ADOJUPA), entre otras.

Ha tenido un desempeño como juez de la República en distintos puntos judiciales a nivel nacional, llegando a desempeñarse en Santiago, Puerto Plata, Bonao, Higüey, San Cristóbal, Santo Domingo, y encontrándose en funciones, actualmente, como juez de paz titular del Municipio de Los Alcarrizos.

El magistrado Joan Eduardo Rodríguez cuenta con una amplia gama de preparación académico-profesional, contando el mismo con los siguientes estudios:

Maestría en derecho judicial  de la escuela nacional de la judicatura

Maestría en ciencias políticas  de la universidad católica de santo Domingo

Actualmente cursa la maestría en defensa y seguridad nacional del Instituto superior para la Defensa juan pablo duarte, del ministerio de defensa.

Licenciado en derecho con honores summa cun laude de la universidad acción pro educación y cultura APEC

Docente facultad de derecho  de la universidad Federico Henríquez y Carvajal UFHEC.

Definitivamente, el magistrado Joan Eduardo Rodríguez, cuenta con las condiciones ética, moral, social, con conocimientos y capacidades probadas, sobre todo con la responsabilidad exigida para desempeñar de forma correcta su trabajo de conformar la Junta Central Electoral. Para tener un mejor país gente como esta es que necesitamos para dirigir nuestras instituciones.