Inicio Opinión Desesperación

Desesperación

21
0
Compartir
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo

Por Cristian Mota

La palabra desesperación se compone del prefijo de carencia “des”, más el verbo esperar (del latín “speräre”), más el sufijo “ción” que alude a la acción y al efecto. La desesperación es un síntoma de un trastorno emocional donde el sujeto se siente falto de esperanza y no ve salida a sus problemas, intentando soluciones muchas veces temerarias y vanas, que complican aún más la situación.

Hoy a cuatro días de las elecciones municipales se hace evidente que el oficialismo da muestra de que la desesperación lo embarga. Las declaraciones de algunos funcionarios lo ponen en tela de juicio, pues los cálculos no les dan para el certamen de este domingo.

La primera en ofrecer declaraciones desafortunadas fue Iris Guaba, directora del Plan Social de la Presidencia,

quien a través de un audio llamó a sus seguidores a que busquen en las redes sociales a Huchi Lora, Altagracia Salazar, Orlando Jorge Mera y cayeran encima como paleros digitales, en todos los lados. Chequeen donde los hacedores de noticias, por ejemplo, busquen a Huchi Lora, Altagracia Salazar, Orlando Jorge Mera, búsquelos y cáiganles encima, que ese es un estúpido, aprovechando un artículo que no es. Busquen esa gente, contacten esa gente, ustedes lo buscan y respóndanles y el tema es ustedes pueden poner a la gente o sea ustedes pueden poner a la gente que diga, o sea los pobres se van a joder en las elecciones, porque hay elecciones, ya los pobres no pueden pedir nada en el Plan Social”, expresó Guaba.

Una vez más, Lucía Medina, diputada y hermana del presidente Danilo medina, en muestra de angustia expresó ante simpatizantes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que si ésta organización no mantiene el poder, se perderían las tarjetas Solidaridad, el Bono Luz y Bono Gas, lo que cae en una intimidación para aquellos que no voten por los candidatos del PLD.

Como si esto fuera poco el director del Departamento Aeroportuario, Marino Collante, amenazó a los reformistas que trabajan en esa institución a que se preparen sino apoyan a José Augusto Bueno, candidato a la alcaldía por el PLD del municipio de la Canela en Santiago.

El funcionario en tono agresivo y dando manotazo en la mesa, advirtió que quienes traicionen la línea

de la organización no cobrarán “el 25 tampoco” sin importar de quien se trate.

Al parecer los números no son favorables a los candidatos del partido oficialista, las acciones de estos dirigentes nos indican por dónde va la cosa, las amenazas acompañadas de incoherencias en sus discursos los ponen en evidencia.

Sus exposiciones se convierten en búmeran, restándoles votos, pues la población ha decidido encomendar la administración del estado a quienes representan el cambio.

La sociedad dominicana está bien informada y por más manipulación que se quiera hacer por las redes sociales no es posible. Hoy en día, todos podemos tener la opinión de lo que sucede en el país.

El oficialismo debe entender que son 16 años de ingobernabilidad y que presionar a empleados públicos le genera antipatía a este pueblo que se cansó.

La desesperación los ha llevado a errar en sus pronunciamientos y por ende ser aborrecido por un país que está decidido al cambio.