Inicio Destacados Mientras EEUU se preocupa por China, Europa se enfoca en Rusia

Mientras EEUU se preocupa por China, Europa se enfoca en Rusia

55
0
Compartir
El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, a la izquierda, habla con el ministro de Defensa croata, Damir Krsticevic, durante una reunión del Consejo del Atlántico Norte en la sede de la OTAN en Bruselas, el miércoles 12 de febrero de 2020. Los ministros de la OTAN, en una reunión de dos días, discutirán la construcción estabilidad en el Medio Oriente, el apoyo de la Alianza a Afganistán y los desafíos planteados por los sistemas de misiles de Rusia. (Foto AP / Virginia Mayo)

Por Robert Burns

BRUSELAS (AP):- China y su ejército cada vez más sofisticado y distante se sientan en la cima de la lista de preocupaciones de seguridad internacional del Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Mark Esper, pero en Europa una preocupación más grande está más cerca de casa: Rusia.

La administración Trump ha estado tratando desde 2018 de reorientar su estrategia de defensa hacia China, con un enfoque reducido, cuando sea posible, en Rusia y las guerras de insurgencia de muchos años en el gran Medio Oriente. Rusia sigue siendo una preocupación de Estados Unidos, pero Esper y otros funcionarios de la administración quieren que los aliados vean a China como Washington, como un adversario mucho más capaz.

China no estaba en la agenda formal cuando Esper se reunió con sus aliados en la sede de la OTAN el miércoles y jueves, pero expresó públicamente sus preocupaciones estadounidenses.

«Lo he planteado cada vez que he estado aquí, sobre la competencia del ‘gran poder’ con China y Rusia, pero con China en particular», dijo a los periodistas.

El énfasis de la OTAN en Rusia sobre China refleja la historia de 71 años de la alianza. Durante todo ese tiempo, se ha centrado principalmente en Rusia y la ex Unión Soviética. Y las naciones de la OTAN, especialmente aquellas en el flanco oriental de Rusia, se han vuelto más cautelosas de Moscú desde su toma de posesión de Crimea en 2014 y su incursión en el este de Ucrania.

Más recientemente, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha anunciado el desarrollo pionero de su país de armamento futurista, cuestionando la efectividad de las defensas estadounidenses y planteando la posibilidad de una nueva carrera armamentista.

Los aliados europeos también han estado incómodos con el enfoque del presidente Donald Trump hacia Rusia. Las cálidas palabras de Trump para Putin, su resistencia a aceptar los hallazgos de inteligencia de la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses y su deseo de retirar las tropas estadounidenses de áreas, como Siria, donde Moscú podría llenar el vacío han causado angustia dentro de la OTAN. La decisión de Trump de retrasar la ayuda militar a Ucrania el año pasado estuvo en el centro de los procedimientos de juicio político que terminaron en la absolución del presidente.

Mientras tanto, la administración Trump considera que Europa es lenta para responder a las amenazas planteadas por China. Le preocupa que el motor económico de China lo esté impulsando a una mayor influencia internacional, no solo en el frente militar, sino también en el comercio mundial, en el espacio y en los avances tecnológicos. Rusia, por el contrario, es vista por la administración estadounidense como una potencia de segunda categoría, aunque con una enorme fuerza nuclear.

El asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O’Brien, se refirió recientemente a esta distinción entre China y Rusia al describir el interés de la administración en las conversaciones de control de armas nucleares que incluyen tanto a China como a Rusia. Trump ha dicho que su prioridad es un acuerdo de control de armas que incluiría a China por primera vez, aunque China no ha expresado públicamente un interés en tales negociaciones.

 

 

«Hablando sinceramente, los chinos están mejor preparados para una carrera armamentista y para hacer lo que quieren que los rusos», dijo O’Brien en el Consejo Atlántico esta semana.

El secretario de Estado Mike Pompeo entregó su propio mensaje de cuidado con China durante un reciente viaje a Europa y Asia Central. Denunció el historial de derechos humanos de China, criticó sus prácticas comerciales agresivas e instó a sus anfitriones a desconfiar de la inversión y la influencia de China. Advirtió que el gigante tecnológico chino Huawei plantea un riesgo a medida que los países desarrollan redes inalámbricas de alta velocidad de próxima generación.