Inicio Opinión Las elecciones y EE.UU

Las elecciones y EE.UU

59
0
Compartir
EL AUTOR es periodista, magíster en Derecho y Relaciones Internacionales. Reside en Santo Domingo.

La información de Su Excelencia, la Señora Embajadora de los Estados Unidos en República Dominicana, Robín Bernstein, en la cual comunica  oficialmente que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) aprobó los fondos para financiar la cooperación que fue solicitada por la Junta Central Electoral (JCE) a la International Foundation for Electoral Systems (IFES), no hay dudas de que  es una noticia que tranquiliza.

De igual manera, su interés de que una firma certificada por la Comisión de Asistencia Electoral de los Estados Unidos (EAC) realice pruebas al sistema de Voto Automatizado a ser utilizado en las elecciones ordinarias generales municipales del mes de febrero de 2020, definitivamente hay que valorarlo.

Digo que hay que tranquiliza y hay que  valorarlo dado  el hecho de que para nadie es un secreto  al tremendo asedio a que está siendo sometido el organismo comicial  dominicano responsable de organizar las dos elecciones por venir.

Ahora bien,  ¿qué hay detrás de todo esto, porque ese interés marcado y directo de la Embajada Norteamericana en que en la República Dominicana se realicen unas elecciones justas, libres y transparentes?

¿Por qué el interés de USA de despejar cualquier posibilidad de sobresalto en la organización y desarrollo de las dos contiendas electorales que se llevaran a cabo en febrero y en mayo próximo?

¿Qué informaciones estarán  manejando en el Departamento de Estado Norteamericano  y su embajada aquí en el país, que le ha llevado a tomar una decisión de este tipo y, lo más inquietante hacerlo público?.

¿Por qué los que dirigen el mundo, del mes de septiembre del año pasado  a la  fecha, han demostrado un interés especial por el sistema democrático y las elecciones que se avecinan. Qué es lo que se está moviendo, qué es lo que pasa, que cosas ellos saben y nosotros no?…

Bueno, amigos lectores, por un asunto de espacio voy a dejar que sean ustedes los que por esta semana les den  respuestas a esas interrogantes planteadas, pero, le prometo que en la entrega de la semana que viene le ofreceré la mía. Hasta la próxima semana.