Inicio Opinión Tres hitos de la Procuraduría General

Tres hitos de la Procuraduría General

20
0
Compartir
Melvin Matthews: El autor es periodista. Reside en Santo Domingo

Por Melvin Matthews

El procurador general, doctor Jean Alain Rodríguez, ha alcanzado recientemente tres hitos importantes, el primero de los cuales despeja definitivamente la incertidumbre que cubría el atentado contra el expelotero ligamayorista David Ortiz, ocurrido en junio pasado en Santo Domingo Este.

En entrevista concedida a la cadena CNN, el propio Ortiz reveló que los resultados de la investigación privada que contrató en Estados Unidos coinciden con las conclusiones de la PGR y la Policía Nacional, en el sentido de que él, personalmente, no era el objetivo del ataque a tiros del cual salió gravemente herido. “La investigación no arrojó ningún elemento nuevo”, precisó el exjugador de los Media Rojas de Boston. “Las investigaciones en Estados Unidos coinciden con las indagatorias hechas por las autoridades dominicanas”, puntualizó.

Tales resultados no solo despejan dudas respecto a la eficiencia de los investigadores y fiscales locales, sino que fortalecen la reputación del popular Ortiz de cara a su futura membrecía al Salón de la Fama de Cooperstown, y consolidan la credibilidad internacional de la PGR y la jefatura policial.

El segundo hito se refiere a la elección de Alain Rodríguez para presidir el Grupo Técnico de la OEA sobre la Prevención de la Delincuencia, la Violencia y la Inseguridad, durante la VII Reunión de Ministros de Seguridad Pública de Las Américas (MISPA), celebrada en Quito, Ecuador, entidad que procura el diálogo multilateral para la toma de decisiones y la integración americana. Rodríguez aceptó con entusiasmo la presidencia del grupo.

Finalmente, la extradición desde España del fugitivo Ambiorix Nepomuceno Rodríguez, implicado en el asesinato de la abogada puertoplateña Paola Languasco Jiménez, ocurrido en el año 2015, constituye la reiteración de que la Procuraduría General tiene alcance internacional y que resulta imposible burlar a los fiscales.