Inicio Destacados 9 de EEUU han sido asesinados por el cartel drogas en México

9 de EEUU han sido asesinados por el cartel drogas en México

26
0
Compartir
Esta combinación de fotogramas del 4 de noviembre de 2019, video de Kenny Miller y publicado en la cuenta de Twitter de Alex LeBaron muestra dos vistas de un vehículo quemado que algunos miembros de la familia LeBaron estaban utilizando mientras conducían convoy cerca de la frontera Sonora-Chihuahua en México. Las autoridades mexicanas dicen que hombres armados del cartel de la droga emboscaron múltiples vehículos, incluido este, matando a varias mujeres y niños. (Kenny Miller / Cortesía de Alex LeBaron a través de AP)

Por Mark Stevenson

CIUDAD DE MÉXICO (AP):- Hombres armados del cartel de drogas tendieron una emboscada a tres camionetas por un camino de tierra, matando al menos a seis niños y tres mujeres, todos ellos ciudadanos estadounidenses que vivían en el norte de México, en un espantoso ataque que dejó un vehículo en una bala quemada. Hulk, dijo el martes las autoridades.

Entre los muertos había gemelos de 8 meses. Ocho niños fueron encontrados vivos después de escapar de los vehículos y esconderse en la maleza, pero al menos cinco tuvieron heridas de bala u otras heridas y fueron llevados a Phoenix para recibir tratamiento.

Los atacantes aparentemente mataron a una mujer, Christina Langford Johnson, después de que saltó de su vehículo y agitó las manos para mostrar que no era una amenaza, según un informe publicado por miembros de la familia y corroborado por los fiscales y un familiar en una entrevista telefónica.

Alrededor de la escena de la emboscada, que se extendió por millas, los investigadores encontraron más de 200 casquillos de proyectiles, en su mayoría de rifles de asalto.

El ataque tuvo lugar el lunes en un área remota y montañosa en el norte de México, donde el cartel de Sinaloa ha estado involucrado en una guerra territorial. Las víctimas se habían propuesto ver a familiares en México; Una mujer se dirigía al aeropuerto de Phoenix para encontrarse con su marido.

El secretario de seguridad mexicano, Alfonso Durazo, dijo que los pistoleros pueden haber confundido los grandes SUV del grupo con los de las pandillas rivales.

«Aparentemente hay una guerra en este momento», dijo con cansancio un pariente de los muertos que no quería que se usara su nombre por temor a represalias. «Ha estado sucediendo por mucho tiempo».

Si bien la violencia relacionada con las drogas se ha desatado durante años en México, los pistoleros del cartel se han vuelto cada vez menos preocupados por matar a niños como daño colateral. En agosto, en el estado de Chihuahua, hombres armados dispararon 123 balas contra un hombre, pero también mataron a tres niñas de 4, 13 y 14 años.

Las víctimas de la emboscada del lunes vivían en el vecino estado de Sonora, a unas 70 millas (110 kilómetros) al sur de Douglas, Arizona, en la aldea de La Mora, que fue fundada hace décadas por una rama de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. .

Varias de estas comunidades agrícolas estadounidenses se agrupan alrededor de la frontera entre Chihuahua y Sonora. Muchos miembros nacieron en México y, por lo tanto, tienen doble ciudadanía. Mientras que algunos de los grupos fragmentados fueron alguna vez polígamos, muchos ya no lo son.

Aparentemente, todas las víctimas estaban relacionadas con la extensa familia LeBaron en Chihuahua, cuyos miembros se han enfrentado a los narcotraficantes a lo largo de los años. Benjamin LeBaron, un activista contra el crimen que fundó patrullas vecinales contra los carteles, fue asesinado en 2009.

En un tuit, el presidente Donald Trump se ofreció de inmediato a ayudar a México a «hacer la guerra contra los carteles de la droga y limpiarlos de la faz de la tierra». Pero el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, rechazó ese enfoque y dijo que sus predecesores hicieron la guerra «, y no funcionó».

Los fiscales estatales dijeron que Johnson, la mujer que agitó los brazos, fue encontrada a 15 yardas (metros) de su camioneta Suburban, asesinada a tiros. Su hija de 7 meses, Faith Marie Johnson, fue descubierta ilesa en el asiento de su auto.

Kendra Miller, un pariente, escribió que la silla de auto del bebé «parecía haber sido puesta en el piso por su madre para tratar de protegerla. … Ella dio su vida para tratar de salvar el resto».

A poca distancia, Dawna Ray Langford, de 43 años, yacía muerta en el asiento delantero de otro Suburban, junto con los cuerpos acribillados de sus hijos de 11 y 2 años.

Algunos de los niños que escaparon tenían heridas espantosas. Uno había recibido un disparo en la cara, otro en el pie. Una niña sufrió heridas de bala en la espalda y el pie.