Inicio Opinión Educación y Salud

Educación y Salud

50
0
Compartir
EL AUTOR es periodista, magíster en Derecho y Relaciones Internacionales. Reside en Santo Domingo.

Los avances  alcanzados por los gobiernos peledeístas en materia de Educación y  Salud se están viendo opacados, a mi modo de ver, por la falta de un liderazgo en la conducción de las políticas públicas de cada uno de esos ministerios.

Quiero que quede claro, que mis reflexiones no van dirigidas atacar a nadie en particular, no es mi estilo, no  me interesa, analizo y cuestiono políticas no individuo ni funcionario.

La  finalidad de este comentario queridos lectores   es  contribuir a producir  un cambio de visión en el abordaje de esas  dos áreas fundamentales para el desarrollo del país. Más nada.

Es innegable que la actual administración gubernamental que encabeza el Presidente Danilo Medina  ha hecho extraordinarios aportes  materiales y espirituales para impactar en esas áreas  en sus siete años que lleva al frente del  Estado. Ahora bien,  a pesar de todo ese esfuerzo todo parece esfumarse por la falta de un liderazgo cohesionador capaz de armonizar entre las partes.

Para que se tenga una idea de lo que estamos planteando, se hace preciso señalar de manera directa dos iniciativas o acciones que muestran de cuerpo entero  el interés manifiesto de una gestión por transformar  las cosas.

Por ejemplo, la implementación sucesiva del 4 por ciento a la educación dominicana durante sus dos periodos de Gobierno, acción que muestra de manera elocuente el interés de que esa área social alcance los avances que están plasmados en nuestra Estrategia Nacional de Desarrollo.

De igual manera hay que citar, pero ya en el área de la salud,  la intervención y equipamiento de las  infraestructuras de más de 60 hospitales a nivel nacional, así como el desmonte   las cuotas de recuperación que hacían menos accesibles los servicios de salud a la población. Hay muchas más pero me quedo ahí.

De manera que, leyendo esto es  inaceptable que  justamente sean estas dos áreas  la que mayores ruidos le estén causando  al Gobierno y al país. No quiero decir que todo esté resuelto con eso, claro que no, pero pienso que son dos pasos favorables al pueblo. No solo basta con llevar caras nuevas y gerentes a la administración pública, de lo que se trata es de poner en cada área personas con liderazgo y nuevas días.