Inicio Opinión Al borde del colapso

Al borde del colapso

22
0
Compartir
EL AUTOR es periodista, magíster en Derecho y Relaciones Internacionales. Reside en Santo Domingo.

La actual coyuntura de confrontación y agitación  política que transitan los partidos de la Liberación Dominicana, Revolucionario Moderno, Reformista Social Cristiano y Revolucionario Dominicano, ponen de manifiesto el deterioro progresivo de los partidos políticos en la República Dominicana.

De verdad que resulta penoso que en medio de tantas amenazas y acechanzas propias y extrañas  como las que se ciernen sobre los cielos de esta media Isla caribeña, el liderazgo político nacional no quiera darse por enterado de esta situación.

Para que tengamos una idea de lo que estamos planteando en ese sentido, es menester destacar  la vergonzosa situación  por la que atraviesan desde un tiempo el Partido Reformista Social Cristiano y el Partido Revolucionario Dominicano.

Ambas organizaciones políticas  están pulverizadas, no han podido alcanzar un porcentaje de dos dígitos en las más recientes elecciones nacionales celebradas en el país. El oportunismo, el facilismo, la falta de visión de un liderazgo superior, las han llevado a esa situación.

Pero esto no se queda ahí, también hay que mencionar la increíble e indetenible fisura que experimentan en la actualidad los partidos de la Liberación Dominicana y Revolucionario Moderno. El grupismo, el sectarismo, las ambiciones desmedidas, el egoísmo y el infantilismo político, los tiene al borde del colapso. Esa es la realidad  de la partidocracia dominicana en la actualidad, no es otra,  que no se quiera tapar el sol con un dedo, que aquí nadie es sueco.

No estoy escribiendo para alarmar ni culpar a nadie, Dios me libre, simplemente lo hago para llamar la atención de aquellos que viven de ese negocio que parece no darse cuenta de que las cuatro patas que soportan la mesa de la democracia están a punto de partirse.

Y si esto ocurre,  queridos lectores, a esta sociedad dominicana de mis amores y mis dolores le esperan momentos muy difíciles y delicados.