Inicio Destacados Ejército de Sri Lanka le dio amplios poderes después de los bombardeos

Ejército de Sri Lanka le dio amplios poderes después de los bombardeos

38
0
Compartir
Los familiares llevan un ataúd para el entierro durante los funerales de tres miembros de la misma familia, todos murieron en la explosión de la bomba del domingo de Pascua en la iglesia de San Sebastián en Negombo, Sri Lanka, el lunes 22 de abril de 2019. Bombardeos de iglesias en el domingo de Pascua, hoteles de lujo y otros sitios fue la violencia más letal de Sri Lanka desde que terminó una guerra civil devastadora en la nación isleña del sur de Asia hace una década. (Foto AP / Gemunu Amarasinghe)

Por Bharatha Mallawarachi y Krishan Francis

COLOMBO, Sri Lanka (AP):- El presidente de Sri Lanka otorgó a la policía de barrido los poderes militares a partir del martes luego de los bombardeos de Pascua que mataron a casi 300 personas, mientras que las autoridades informaron que las agencias de inteligencia habían advertido hacía semanas de la posibilidad de un ataque del Grupo musulmán radical culpado por el derramamiento de sangre.

Los atentados suicidas con bombas atacaron a tres iglesias y tres hoteles de lujo el domingo en la violencia más letal de la isla desde la devastadora guerra civil que terminó en 2009. El gobierno cerró algunas redes sociales, las fuerzas de seguridad armadas patrullaron las calles centrales, en su mayoría desiertas, en la capital de Colombo. y entró en vigor el toque de queda.

Los militares recibieron un puesto más amplio para detener y arrestar a sospechosos, poderes que se utilizaron durante la guerra civil pero que se retiraron cuando terminó.

El primer ministro, Ranil Wickremesinghe, dijo que temía que la masacre pudiera desencadenar la inestabilidad y prometió «otorgar todos los poderes necesarios a las fuerzas de defensa» para actuar contra los responsables.

Los familiares lloran cerca del ataúd con los restos de Sneha Savindi, de 12 años, víctima del atentado del domingo de Pascua en la iglesia de San Sebastián, el lunes 22 de abril de 2019 en Negombo, Sri Lanka. Los bombardeos de iglesias, hoteles de lujo y otros sitios del domingo de Pascua fueron la violencia más mortífera de Sri Lanka desde que terminó una devastadora guerra civil en la nación isleña del sur de Asia hace una década. (Foto AP / Gemunu Amarasinghe)

Para aumentar la tensión, tres bombas sin explotar explotaron el lunes dentro de una camioneta estacionada cerca de una de las iglesias afectadas mientras la policía intentaba desactivarlas, lo que provocó que los peatones huyeran en pánico. No se reportaron heridos. Se descubrieron decenas de detonadores cerca del depósito de autobuses principal de Colombo, pero los funcionarios se negaron a decir si estaban vinculados a los ataques.

Los funcionarios de Sri Lanka no prestaron atención a las advertencias de las agencias de inteligencia sobre la amenaza de un ataque de un grupo musulmán radical nacional al que los funcionarios culpan de los atentados del domingo de Pascua, dijo el lunes el ministro de salud del país.

Un funcionario del gobierno de Sri Lanka dice que un grupo militante local es responsable de los atentados suicidas del domingo de Pascua.  (22 de abril)

El gobierno bloqueó el acceso a Facebook, WhatsApp e Instagram después de las explosiones, creando confusión y haciendo poco para tranquilizar a los residentes y visitantes de que el peligro había pasado.

Se programó que el estado de emergencia en todo el país comenzara a la medianoche del lunes (0630 GMT; 2:30 pm EDT), dijo la oficina del presidente, luego de los ataques en los que murieron al menos 290 personas, con más de 500 heridos, según el portavoz de la policía, Ruwan Gunasekara. Los tres hoteles afectados y una de las iglesias, el Santuario de San Antonio, son frecuentados por turistas, y decenas de extranjeros estaban entre los muertos.

El ministro de turismo, John Amaratunga, dijo que 39 extranjeros fueron asesinados, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores presentó una cifra diferente, diciendo que el número de muertos era 31.

Al menos dos personas con doble ciudadanía estadounidense y británica se encontraban entre los fallecidos, junto con otros ciudadanos del Reino Unido, Bangladesh, China, India, Francia, Japón, los Países Bajos, Portugal, Arabia Saudita, España, Turquía y Australia.

Un día nacional de duelo fue declarado para el martes.

Las agencias de inteligencia internacionales habían advertido que el grupo poco conocido, National Thowfeek Jamaath, estaba planeando ataques, pero al parecer la noticia no llegó a la oficina del primer ministro hasta después de la masacre, exponiendo la agitación política en los niveles más altos del gobierno de Sri Lanka.

El ministro de salud, Rajitha Senaratne, dijo que las agencias de inteligencia comenzaron a emitir las advertencias el 4 de abril; el ministerio de defensa escribió al jefe de policía con información que incluía el nombre del grupo; y la policía escribió el 11 de abril a los jefes de seguridad de la división de seguridad judicial y diplomática.

El presidente Maithripala Sirisena, quien estuvo fuera del país el domingo, derrocó al primer ministro Ranil Wickremesinghe en octubre y disolvió el gabinete. Más tarde, la Corte Suprema revirtió sus acciones, pero el primer ministro no ha podido participar en las reuniones del Consejo de Seguridad desde octubre, lo que significa que él y su gobierno estaban en la oscuridad sobre la inteligencia.

No quedó claro de inmediato qué acción, si alguna, se tomó después de las amenazas. Las autoridades dijeron que sabían dónde se entrenaba el grupo y que tenían casas seguras, pero no identificaron a ninguno de los terroristas suicidas, cuyos cuerpos fueron recuperados, ni a las otras dos docenas de sospechosos detenidos.

Todos los bombarderos eran ciudadanos de Sri Lanka, pero las autoridades dijeron que sospechaban fuertemente vínculos con el extranjero, dijo Senaratne.

Tampoco estaba claro el motivo. La historia de la mayoría budista de Sri Lanka, un país de 21 millones que incluye grandes minorías hindúes, musulmanas y cristianas, está plagada de conflictos étnicos y sectarios.

En la guerra civil, los Tigres tamiles, un poderoso ejército rebelde conocido por el uso de terroristas suicidas, fueron aplastados por el gobierno y tenían poca historia de atacar a los cristianos. Mientras que el fanatismo anti-musulmán alimentado por nacionalistas budistas ha barrido el país recientemente, no hay historia de militancia islámica. Su pequeña comunidad cristiana solo ha visto incidentes dispersos de hostigamiento.

Otros dos ministros del gobierno también aludieron al conocimiento avanzado. El ministro de Telecomunicaciones, Harin Fernando, tuiteó: «Algunos oficiales de inteligencia estaban al tanto de esta incidencia. Por lo tanto hubo un retraso en la acción. Se deben tomar medidas serias para explicar por qué se ignoró esta advertencia”. Dijo que su padre también había oído hablar de un posible ataque y le había advertido que no entrara a las iglesias populares.

Mano Ganeshan, el ministro para la integración nacional, dijo que su división había advertido a sus oficiales de seguridad sobre la posibilidad de que dos atacantes suicidas atacaran a los políticos.

El cardenal Malcolm Ranjith, arzobispo de Colombo, dijo que los ataques podrían haberse frustrado.

“Pusimos nuestras manos sobre nuestras cabezas cuando nos dimos cuenta de que estas muertes podrían haberse evitado. ¿Por qué esto no se evitó? ”, Dijo.

Las explosiones coordinadas se llevaron a cabo por la mañana en los hoteles St. Anthony y Cinnamon Grand, Shangri-La y Kingsbury en Colombo, así como en las dos iglesias fuera de Colombo. Se derrumbaron los techos y volaron las ventanas, matando a los fieles e invitados del hotel, y dejando tras de sí escenas de humo, hollín, sangre, vidrios rotos, gritos y alarmas.

Unas horas después, ocurrieron dos explosiones más en las afueras de Colombo, una en una casa de huéspedes donde murieron dos personas, la otra cerca de un paso elevado, dijo Brig. Sumith Atapattu, un portavoz militar.

Además, tres policías murieron mientras registraban una casa sospechosa en las afueras de Colombo cuando sus ocupantes al parecer detonaron explosivos para evitar su arresto, dijeron las autoridades.

Una bomba de tubería con 50 kilogramos (110 libras) de explosivos fue encontrada y desactivada el domingo por la noche en una ruta hacia el aeropuerto internacional, dijo el capitán de la fuerza aérea Gihan Seneviratne. Era lo suficientemente poderoso como para haber causado daños en un radio de 400 metros (400 yardas), dijo.

Un trabajador de la morgue en Negombo, en las afueras de Colombo, donde fue atacado la Iglesia de San Sebastián, dijo que muchos cuerpos eran difíciles de identificar debido a las explosiones. Habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado para hablar con los medios de comunicación.

Nilantha Lakmal, un hombre de negocios de 41 años que llevó a su familia a la misa de San Sebastián, dijo que todos escaparon ilesos, pero que quedó atormentado por imágenes de cuerpos que fueron sacados del santuario.

En el hotel Shangri-La, un testigo dijo que «la gente estaba siendo arrastrada» después de la explosión.

«Había sangre por todas partes», dijo Bhanuka Harischandra, de 24 años, de Colombo, fundadora de una compañía de mercadotecnia tecnológica que iba al hotel para una reunión. “La gente no sabía lo que estaba pasando. Era el modo de pánico”.

La escala de la violencia recordó los peores días de la guerra civil, cuando los Tigres Tamiles, pertenecientes a la minoría étnica Tamil, buscaron la independencia del país dominado por los cingaleses. Los cingaleses son en gran parte budistas. Los tamiles son hindúes, musulmanes y cristianos. Sri Lanka, en el extremo sur de la India, es aproximadamente un 70% budista. En los últimos años, las tensiones se han disparado entre los monjes budistas de línea dura y los musulmanes.

Dos grupos musulmanes en Sri Lanka condenaron los ataques a la iglesia, y el Papa Francisco expresó sus condolencias al final de su tradicional bendición de Pascua en Roma.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo en Washington que habló con el primer ministro y ofreció ayuda.

«Esta es la lucha de Estados Unidos, también», dijo. “También estamos con millones de ciudadanos de Sri Lanka que apoyan la libertad de sus conciudadanos para adorar como les plazca. Confiamos en saber que ni siquiera atrocidades como esta impedirán que respeten la libertad religiosa «.

Los escritores de Associated Press Gemunu Amarasinghe en Negombo, Sri Lanka, Rishabh Jain en Colombo y Sheila Norman-Culp en Londres y Matthew Lee en Washington contribuyeron.