Inicio Destacados Mozambique se lamenta, Zimbabue entierra muertos por el ciclón Idai

Mozambique se lamenta, Zimbabue entierra muertos por el ciclón Idai

604
0
Compartir
Soldados y paramédicos transportan a sobrevivientes heridos desde un helicóptero en Chimanimani a unos 600 kilómetros al sureste de Harare, Zimbabwe, el martes 19 de marzo de 2019. Algunos cientos están muertos, muchos más están desaparecidos y algunos miles están en riesgo de inundaciones masivas en toda la región de Mozambique, Malawi y Zimbabwe causada por el ciclón Idai. (Foto AP / Tsvangirayi Mukwazhi)

Por Farai Mutsaka

CHIPINGE, Zimbabwe (AP):- Zimbabwe está recuperando y enterrando cuerpos el miércoles cuando Mozambique comienza tres días de luto nacional por las víctimas del ciclón Idai, una de las tormentas más destructivas que el sur de África ha experimentado en décadas.

El número de muertos está aumentando en ambos países, pero el número total de muertos y la magnitud del daño causado solo se conocerán cuando retrocedan las inundaciones torrenciales. Las lluvias persistentes se pronostican hasta el jueves, por lo que serán días antes de que las llanuras de Mozambique se desaguen hacia el Océano Índico.

El presidente de Zimbabwe, Emmerson Mnangagwa, recibió una sombría bienvenida cuando se encontraba en la comunidad montañosa de Chimanimani en la frontera oriental con Mozambique. Unas 300 personas pueden haber muerto en Zimbabwe como resultado del ciclón, dicen los funcionarios.

Algunos cuerpos zimbabuenses han sido arrastrados por ríos de la ladera de la montaña a Mozambique, según los funcionarios.

Funcionarios de Mozambique dicen que su número de muertos es de 200 y sigue aumentando. El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, dijo a principios de esta semana que espera que las muertes sean más de 1,000.

«Algunos de los campesinos en Mozambique llamaban a algunos de nuestros pueblos para decir ‘vemos cuerpos, creemos que esos cuerpos vienen de Zimbabwe'», dijo July Moyo, ministro de gobierno local de Zimbabwe.

Las familias se congregaron en la ciudad de Chipinge, cerca de Chimanimani, con la esperanza de encontrar maneras de llegar a áreas infranqueables donde esperaban encontrar cuerpos de familiares.

Una excavación familiar para su hijo que fue enterrado en el barro cuando el ciclón Idai golpeó en Chimanimani a unos 600 kilómetros al sureste de Harare, Zimbabwe, el martes 19 de marzo de 2019. Según el gobierno, el ciclón Idai ha matado a más de 100 personas en Chipinge y Chimanimani y según los residentes, las cifras podrían ser más altas porque las áreas más afectadas aún son inaccesibles. Algunos cientos están muertos, muchos más están desaparecidos y otros miles corren el riesgo de las inundaciones masivas en Mozambique, Malawi y Zimbabwe causadas por el ciclón Idai. (Foto AP / Tsvangirayi Mukwazhi)

La Cruz Roja dice que tanto como el 90 por ciento de la ciudad portuaria central de Mozambique, Beira, ha sido dañada o destruida por el ciclón tropical Idai.  (18 de marzo)

Toque para activar el sonido

Iglesias, compañías e individuos han donado ropa, alimentos y otros suministros a las familias que perdieron sus hogares.

La ayuda internacional ha comenzado a llegar para aliviar la crisis humanitaria.

«Todos se están duplicando, triplicando, cuadruplicando lo que planeaban», dijo Caroline Haga, de la Cruz Roja en Beira, Mozambique, refiriéndose a los suministros y trabajadores humanitarios. «Es mucho más grande de lo que nadie podría anticipar».

La Unión Europea lanzó 3.5 millones de euros ($ 3.9 millones) en ayuda de emergencia, y el Reino Unido prometió hasta 6 millones de libras ($ 7.9 millones). Los militares de la vecina Tanzania transportaron 238 toneladas de alimentos y medicamentos.

Sacha Myers, de la organización sin fines de lucro Save the Children, hablando desde Maputo, Mozambique, describió las crecientes inundaciones, “ríos y represas que revientan sus orillas” y un número de muertos de cientos de personas destinadas a escalar.

Estaba esperando la llegada de un avión de carga con 51 toneladas de suministros de emergencia, pero dijo que llevarlos a donde debían ir seguía siendo difícil, ya que las carreteras estaban lavadas o sumergidas y había pocas opciones de almacenamiento en áreas secas.

Las Naciones Unidas también estaban desplegando recursos, dijo el portavoz adjunto Farhan Haq, pero la logística siguió siendo un desafío y las áreas más afectadas, como Chimanimani, Zimbabwe, siguen siendo inaccesibles.