Inicio Opinión Campaña sucia…

Campaña sucia…

598
0
Compartir
Alberto Quezada El autor es periodista, magíster en derecho y relaciones internacionales. Reside en Santo Domingo.

Solo en este país, quizás por su poco desarrollo político, se ponen de manifiesto comportamientos y situaciones que llenan de vergüenza e indignación a todo aquel ciudadano que aspire a la construcción de una sociedad dominicana mejor.

No sé cuándo aquí la clase política – dirigencial va entender y desterrar de una vez y por todas del  debate político nacional el recurso despreciable de la campaña sucia y otros elementos nocivos que en nada aportan a la transformación del discurso político.

Escuchar al  ex presidente  de la República  y aspirante a la precandidatura presidencial  por el Partido Revolucionario Moderno  (PRM), el ingeniero Hipolitito Mejía,  confirmar de manera pública  un encuentro con el  convicto y confeso narcotraficante Quirino Ernesto Paulino Castillo es para alarmarse.

Repito, al ver al ex presidente Hipólito Mejía  confirmar  a través de un importante medio de comunicación de este país, como si él fuera  vocero, las informaciones provenientes del narco sureño,  sentí vergüenza ajena  por sus hijos y nietos.

Pero peor aún,  traer al debate  nacional  nuevamente imputaciones e informaciones rastreras e insustanciales y  suficientemente debatidas, de un delincuente,   es una muestra del nivel de degradación en que se encuentra  afectada la colectividad política dominicana.

El debate político  no puede estar conduciéndose de esa manera, las intrigas, los chismes, las infamias, no pueden seguir constituyendo argumentos válidos para ser utilizados en una competencia por el poder.

Esos métodos rastreros hay sacarlo del debate político, vengan de donde vengan, hágalo quien lo haga,  no importa quien se beneficie u obtenga ganancias politiqueras.

Hoy es  contra el ex presidente Fernández, pero si no se detiene esto, mañana  será al  actual presidente de la República, licenciado Danilo Medina y eso no debe ni puede ser.

Y que no me vengan con el bandidaje de que ese comportamiento es el que se observa en todas las partes del mundo en donde hay una lucha por el poder político, porque no es así, aquí, allá y acullá se ha demostrado que resulta más beneficioso el debate por las ideas y la presentación de las propuestas políticas. ¿O no?