Inicio Destacados Infotep gana Oro en competencia internacional sobre ciberseguridad

Infotep gana Oro en competencia internacional sobre ciberseguridad

565
0
Compartir
Rafael Ovalles, director del Infotep. FOTOS: Cortesía del Infotep/labatallainformativa.com

Santo Domingo:- El Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (Infotep), obtuvo (Oro) o sea el primer en ciberseguridad, por encima de varios países latinoamericanos, en una competencia internacional de formación técnica realizada en Chile.

Así lo anunció el director general del instituto, Rafael Ovalles durante un almuerzo con miembros de la prensa, actividad que se realizó en un hotel de esta capital.

Explicó que los estudiantes dominicanos que participaron en la justa internacional de capacitación, sobresalieron por encima de los Chile, Brasil, Colombia, entre otros.

“Desde la fundación del Infotep hace 40 años, y por primera vez nuestros tres estudiantes obtuvimos Oro en ciberseguridad, lo que nos ubica entre las tres instituciones del formación profesional a nivel internacional”, sostuvo Ovalles.

Porque, justo es decirlo en su favor, desde su creación por ley en 1980, el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional no solo ha brindado un inestimable apoyo a los sectores productivos capacitando al capital humano de las empresas, sino que también ha extendido progresivamente su cobertura a diversos sectores, incluidos los jóvenes que ingresan por primera vez al mercado laboral.

Desde nuestra llegada al Infotep nos hemos empeñado en adaptar a la realidad dominicana las nuevas perspectivas teórico-metodológicas mundiales que priman sobre la formación técnico profesional.

Decenas de periodistas asistieron al almuerzo que ofreció Infotep a la prensa

Esto implica partir de las innovaciones generadas por la cuarta revolución industrial y su continua trasformación de los sistemas productivos y las relaciones laborales. Resultado de esto es la incorporación al currículo del Infotep de veintitrés ofertas para el manejo de las nuevas tecnologías vinculadas a la producción.

El porqué de este énfasis se explica por sí solo. Ya resulta imposible pensar en el desarrollo socioeconómico de los países al margen del ininterrumpido proceso que, conforme la descripción en uso, fusiona los mundos físico, digital y biológico. La cuarta revolución industrial no es un abstracto o un fenómeno del futuro, sino algo que acontece en todo el mundo, incluidos los países de desarrollo medio y bajo, poniendo en crisis los viejos modelos de producción, negocio y empleo.

La automatización y robotización de los procesos productivos y de servicios está cambiando el mundo del trabajo y, por tanto, el perfil del capital humano.

Discurso completo de Rafael Ovalles

Apreciados colegas:

Permítanme que les llame con este apelativo porque la profesión de periodista es el vínculo más cercano y permanente que me une a ustedes. Compartir el oficio, que a decir de García Márquez es el más hermoso del mundo, nos provee un lenguaje y un interés comunes por los temas que afectan, bien o mal, a nuestra sociedad.

Antes de continuar aprovecho para felicitarlos efusivamente y para expresar mis mejores deseos de que este año que apenas comienza los vea crecer a todos y todas en el plano profesional y personal. Sin duda alguna, sus éxitos tendrán también el beneficio de mejorar una profesión de importancia vital para la ampliación y consolidación de la democracia.

Director del INFOTEP en su discurso a los presentes

Más en mi doble condición de periodista y director general del Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional, quiero con mis palabras de hoy sentar las bases de un diálogo franco sobre esta rama de la educación cuyo apogeo en todo el mundo certifica su capacidad para estimular el desarrollo de los países y la movilidad laboral y social de las personas.

Durante mucho tiempo, la formación técnico profesional fue vista en la República Dominicana como algo que sucedía en los márgenes del sistema educativo y que, por tanto, interesaba y concernía únicamente a personas que querían “hacer un cursito para buscársela”.  Nada más alejado de la realidad.

Pienso en voz alta cuando digo que, muy probablemente, cabe al Infotep una cuota de responsabilidad en esta percepción defectuosa de sus funciones por no haber diseñado estrategia que entusiasmara a los medios y a los periodistas con las virtudes de la formación técnico profesional.

Porque, justo es decirlo en su favor, desde su creación por ley en 1980, el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional no solo ha brindado un inestimable apoyo a los sectores productivos capacitando al capital humano de las empresas, sino que también ha extendido progresivamente su cobertura a diversos sectores, incluidos los jóvenes que ingresan por primera vez al mercado laboral.

Para asegurar su efectividad, el INFOTEP ha trabajado de manera sistemática en la actualización metodológica y curricular. El mundo del trabajo cambia de manera proporcional al avance de las tecnologías, y plantea desafíos que es necesario responder con la misma celeridad para evitar que nuestra oferta caiga en la obsolescencia. Y eso es lo que hemos hecho y seguimos haciendo.

Hablar hoy de formación técnico profesional es hablar de una opción de validez universal; es decir, para todas las personas sin excepción, y no solo para los trabajadores que quieran mejorar sus competencias prácticas. Países de alto nivel de desarrollo como Finlandia, la han incorporado en sus currículos. Durante la secundaria, cuando tienen alrededor de 15 años de edad, los y las jóvenes finlandeses deben decidir si cursan una carrera profesional tradicional o una vocacional. Según las estadísticas, el 42% se inclina por esta última. Como este son muchos los ejemplos que podrían citarse.

Desde nuestra llegada al Infotep nos hemos empeñado en adaptar a la realidad dominicana las nuevas perspectivas teórico-metodológicas mundiales que priman sobre la formación técnico profesional. Esto implica partir de las innovaciones generadas por la cuarta revolución industrial y su continua trasformación de los sistemas productivos y las relaciones laborales. Resultado de esto es la incorporación al currículo del Infotep de veintitrés ofertas para el manejo de las nuevas tecnologías vinculadas a la producción.

El porqué de este énfasis se explica por sí solo. Ya resulta imposible pensar en el desarrollo socioeconómico de los países al margen del ininterrumpido proceso que, conforme la descripción en uso, fusiona los mundos físico, digital y biológico. La cuarta revolución industrial no es un abstracto o un fenómeno del futuro, sino algo que acontece en todo el mundo, incluidos los países de desarrollo medio y bajo, poniendo en crisis los viejos modelos de producción, negocio y empleo.

La automatización y robotización de los procesos productivos y de servicios está cambiando el mundo del trabajo y, por tanto, el perfil del capital humano. Aunque muchos aún no lo percibamos, esto está ocurriendo también en un número creciente de empresas dominicanas. Citemos un ejemplo: la inauguración en septiembre del año pasado del primer centro digital del Banco Popular Dominicana, en el que sin la intervención de terceras personas y mediante el solo uso de recursos tecnológicos, el cliente puede realizar sus transacciones habituales.

Permítame ahora retroceder a la inexacta idea, aunque por suerte minoritaria, de que el Infotep solo ofrece cursos de corta duración. Ciertamente, este tipo de cursos está incluido en nuestra oferta y satisface parte de la demanda, pero nuestro eje es la formación de técnicos y maestros técnicos, de los cuales el año pasado graduamos 26,000 en cursos que se prolongan entre doce y a dieciocho meses.

La formación como maestro técnico está específicamente dirigida a trabajadores calificados, a los niveles medios de empresas y dueños de pequeñas y medianas empresas. Para tener una idea del impacto de esta modalidad formativa hay que tener en cuenta que el sector de las mipymes aporta el 38.6% del producto interno bruto, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas correspondientes a agosto del pasado año.

En cuanto al nivel técnico, las personas participan en un amplio programa impartido en las modalidades de formación dual, formación continua en centro y formación por itinerario. La primera de ellas –la formación dual— combina la formación y el empleo en una sinergia cuyos beneficios son notorios tanto para el participante como para el sector productivo. Su resultado es la elevación del índice de empleabilidad del capital humano y la posibilidad para el empleador, entre otras, de reducir los costos de producción al eliminar el proceso de aprendizaje del nuevo empleado.

Además del amplio programa desarrollado  a través de sus regionales, de los centros tecnológicos, de la iniciativa empresarial privada apoyada en nuestros recursos, y de los centros operativos del sistema, el Infotep ejecuta otro tipo de acciones formativas que benefician de manera específica a las personas egresadas de los planes Nacional de Alfabetización y de Apoyo a las Pymes, entre otros.

Este vuelo de pájaro sobre la relevancia de la formación técnico profesional para el desarrollo socioeconómico y la justicia social del país tiene el propósito de contribuir a una mejor comprensión del papel del Infotep en el apuntalamiento de la competitividad productiva y en el mejoramiento del mercado de trabajo. Porque cada participante en nuestros programas egresa con nuevas competencias y habilidades que repercuten positivamente en su propia vida laboral, pero también en la calidad de los procesos productivos y de los servicios de los que forma parte.

Y llegamos por esta vía a un punto en el que quiero invitarlos a establecer con la institución un vínculo que nos retroalimente mutuamente. Sobra entre nosotros hablar de hasta dónde los medios de comunicación, incluidas ahora las redes, participan en la creación de la conciencia colectiva que impulsa los cambios sociales, económicos y políticos. Pero para que ello ocurra eficazmente, los periodistas debemos asumir el compromiso de ser portavoces sistemáticos de las acciones que estimulan el progreso.

Dicho con toda franqueza: el Infotep necesita de ustedes para lograr que la formación técnico profesional se convierta en esa opción universal de la que hablamos hace un momento. Nuestro interés no es solicitarles la publicación de información sobre nuestro trabajo, porque ustedes han sido siempre receptivos y los medios solidarios. Nuestro interés es proponerles que cada uno de los aquí presentes contribuya de manera activa con una mejor comprensión ciudadana de las potencialidades de la formación técnico profesional, poniéndola en la agenda del debate público con igual importancia que los demás temas nacionales.

Para reciprocar la contribución que esperamos de ustedes, me complazco en anunciar la creación del Premio Infotep de Periodismo para reconocer el mejor trabajo sobre el impacto de la formación técnico profesional en el desarrollo socioeconómico y la creación de empleo decente publicado en la prensa escrita, televisada, radial y digital. En cada una de estas categorías se otorgará un premio único cuya dotación anunciaremos próximamente junto a las bases del concurso.

Apreciados amigos y amigas: los progresos tecnológicos no esperan; se imponen hoy a nuestra realidad y vida cotidiana con una fuerza inédita en la historia humana. Como sociedad estamos compelidos a encontrar respuestas para evitar que los rezagos en este ámbito frustren o retarden el sueño de un país cada más próspero, más equitativo y más democrático.

Con ustedes de su lado, el Infotep está seguro de alcanzar sus objetivos de contribuir de manera decisiva con la gran meta nacional de desarrollo para el bienestar de todos los dominicanos y dominicanas.

Muchas gracias.