Inicio Opinión Hay que preservar la paz social

Hay que preservar la paz social

39
0
Compartir
EL AUTOR es periodista, magíster en Derecho y Relaciones Internacionales. Reside en Santo Domingo.

La vida política de la República Dominicana  entra desde este momento en un proceso de cuenta regresiva hacia la organización y celebración de la consulta electoral programada  para el próximo  20 de mayo del 2020.

Los árbitros y jugadores que están previstos participar en el referido torneo comicial,  a pesar de estar conscientes de las implicaciones y responsabilidades  cívicas que la misma entraña, se vienen comportando de manera inmadura e infantil.

Por un lado, la mayoría de los partidos políticos reconocidos por la Junta Central Electoral se les explica desde el ente regulador  cuales son las reglas del juego  y la mayoría de estos siguen haciendo  de manera camuflajeada,  actividades violatorias a esas normativas.

Por otro lado, vemos a una Junta Central Electoral que hace algunos esfuerzos por  conminar a esos actores políticos a respetar  lo establecido en las legislaciones recientemente  aprobadas, en cambio, lo que se verifica  es poco cumplimiento.

Es inaceptable, por ejemplo, que sigan violentando  disposiciones emanadas de la JCE que establecen que  el periodo  para la precampaña electoral  deberá comenzar el 7 de julio de 2019.

Resulta inconcebible, que la promulgación de la ley no haya detenido  los actos proselitistas y que los distintos aspirantes a ser precandidatos anuncien  por televisión nacional, sin ningún prurito (anhelo desmedido), que recorrerán el país en busca de los votos que necesitan.

Así de esta marea no podemos llegar a las elecciones del 2020, insistir en ese conducta seria someter al país a un jueguito peligroso, no estamos hablado de una elecciones de una Junta de Vecinos  o un gremio profesional, de lo que se trata es de una disputa por el poder político.

El liderazgo político nacional en cuanto a lo relativo al tema, no sé si por inmadurez o conveniencia, viene exhibiendo  un comportamiento político infantil ante una situación que amerita seriedad  y tacto.

Lo que se espera es que la JCE no se demore mucho más en llamar al orden, aplicando si fuere necesario, las sanciones que dispone la ley. Más nada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here