Inicio Destacados Considera trascendental que la ONU asuma desastres ambientales

Considera trascendental que la ONU asuma desastres ambientales

35
0
Compartir
Osiris de León ve trascendental que la ONU asuma desastres ambientales

Santo domingo:- El geólogo y asesor científico del Poder Ejecutivo para Prevención y Mitigación de Desastres, Osiris de León, consideró trascendental el hecho de que la República Dominicana, asuma por primera vez la presidencia temporal del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), haya presentado como tema para debate “las amenazas a la seguridad mundial provocadas por los impacto de los fenómenos naturales y por la degradación del medio ambiente”.

El ambientalista, manifestó que los terremotos, los tsunamis y las erupciones volcánicas, así como el cambio climático que está incidiendo en el fortalecimiento de tormentas y huracanes que a su vez multiplican los daños por vientos e inundaciones, sumados a la acelerada degradación de la calidad de las aguas superficiales y subterráneas a nivel global, representan las principales amenazas que enfrenta el mundo de hoy.

De León, dijo que el hecho de que el terremoto más devastador de las últimas décadas se haya producido en el año 2010 en nuestra isla, con un saldo de 316 mil muertes, 350 mil heridos, y un millón y medio de personas sin hogar, fruto del colapso de 400 mil edificaciones que estaban construidas sobre suelos blandos de mala respuesta sísmica.

Al igual que el tsunami más devastador se haya producido en el año 2004 en el sudeste asiático con saldo de 285 mil muertes, lo que junto a los graves daños humanos y materiales dejados en nuestra región por los huracanes Harvey, Irma, María, los cuales en el año 2017 destruyeron zonas de Barbuda, San Martín, San Bartolomé, Anguila, Islas Vírgenes, Puerto Rico, Dominica, Haití, Cuba, La Florida y Houston, dejando pérdidas estimadas en 306 mil millones de dólares, evidencian las fortalezas de la naturaleza y las debilidades de nuestra sociedad frente a los fenómenos naturales.

Afirmo que el Consejo de Seguridad de la ONU debe asumir el tema propuesto por la República Dominicana para lograr articular esfuerzos internacionales que contribuyan a un mayor nivel de educación y de prevención, a un mayor nivel de seguridad en las construcciones, y a un mayor nivel de resiliencia regional y mundial.

Osiris de León, considera que hoy día los terremotos y los tsunamis representan las principales amenazas en todo el Caribe, en toda la costa oeste de América, en todo el sudeste asiático, en todo el mar mediterráneo, y en todos los bordes de contacto entre placas tectónicas, con grandes amenazas para Alaska, Seattle, California, México, Centroamérica, El Caribe, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Nueva Guinea, Indonesia, Filipinas, Japón y Rusia, pero mayormente para las naciones ubicadas en el borde del océano Pacífico, al mismo tiempo que los huracanes amenazan a las islas del Caribe, al golfo de México, a la costa este de Estados Unidos, a Japón, Filipinas, China, India y Australia.

Dijo que la severa contaminación bacterial de las aguas superficiales y subterráneas amenaza a muchas poblaciones de naciones en vías de desarrollo, poniendo en peligro la salud y la vida de millones de personas en decenas de países donde no hay suficiente saneamiento básico..- El geólogo y asesor científico del Poder Ejecutivo para Prevención y Mitigación de Desastres, Osiris de León, consideró como una decisión trascendental el hecho de que la República Dominicana, al asumir por primera vez la presidencia temporal del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), haya presentado como tema para debate “las amenazas a la seguridad mundial provocadas por los impacto de los fenómenos naturales y por la degradación del medio ambiente”.

El ambientalista, manifestó que los terremotos, los tsunamis y las erupciones volcánicas, así como el cambio climático que está incidiendo en el fortalecimiento de tormentas y huracanes que a su vez multiplican los daños por vientos e inundaciones, sumados a la acelerada degradación de la calidad de las aguas superficiales y subterráneas a nivel global, representan las principales amenazas que enfrenta el mundo de hoy.

De León, dijo que el hecho de que el terremoto más devastador de las últimas décadas se haya producido en el año 2010 en nuestra isla, con un saldo de 316 mil muertes, 350 mil heridos, y un millón y medio de personas sin hogar, fruto del colapso de 400 mil edificaciones que estaban construidas sobre suelos blandos de mala respuesta sísmica.

Al igual que el tsunami más devastador se haya producido en el año 2004 en el sudeste asiático con saldo de 285 mil muertes, lo que junto a los graves daños humanos y materiales dejados en nuestra región por los huracanes Harvey, Irma, María, los cuales en el año 2017 destruyeron zonas de Barbuda, San Martín, San Bartolomé, Anguila, Islas Vírgenes, Puerto Rico, Dominica, Haití, Cuba, La Florida y Houston, dejando pérdidas estimadas en 306 mil millones de dólares, evidencian las fortalezas de la naturaleza y las debilidades de nuestra sociedad frente a los fenómenos naturales.

Afirmo que el Consejo de Seguridad de la ONU debe asumir el tema propuesto por la República Dominicana para lograr articular esfuerzos internacionales que contribuyan a un mayor nivel de educación y de prevención, a un mayor nivel de seguridad en las construcciones, y a un mayor nivel de resiliencia regional y mundial.

Osiris de León, considera que hoy día los terremotos y los tsunamis representan las principales amenazas en todo el Caribe, en toda la costa oeste de América, en todo el sudeste asiático, en todo el mar mediterráneo, y en todos los bordes de contacto entre placas tectónicas, con grandes amenazas para Alaska, Seattle, California, México, Centroamérica, El Caribe, Colombia.

Además los de Ecuador, Perú, Chile, Nueva Guinea, Indonesia, Filipinas, Japón y Rusia, pero mayormente para las naciones ubicadas en el borde del océano Pacífico, al mismo tiempo que los huracanes amenazan a las islas del Caribe, al golfo de México, a la costa este de Estados Unidos, a Japón, Filipinas, China, India y Australia.

Dijo que la severa contaminación bacterial de las aguas superficiales y subterráneas amenaza a muchas poblaciones de naciones en vías de desarrollo, poniendo en peligro la salud y la vida de millones de personas en decenas de países donde no hay suficiente saneamiento básico.