Inicio Destacados Reportaje Especial: Manuel dejó atrás 36 años de consumo de drogas ¡Se...

Reportaje Especial: Manuel dejó atrás 36 años de consumo de drogas ¡Se puede!

15
0
Compartir
La periodista Mercedes Castillo, retrata la realidad de salir de las drogas

Por: Mercedes Castillo

Estaba en su lugar de trabajo, en la famosa Duarte con París, de pronto vio al psicólogo que lo orientaba en Hogares Crea Dominicano, Inc., de inmediato lo llamó, fue donde él, y le expresó su deseo de volver a internarse. El psicólogo le contestó: Manuel, la mente se te va a quedar en blanco. __! Doctor, no relaje con eso!__. Le dijo Manuel con el ceño fruncido, cara de preocupación y asustado.

Esta afirmación tan contundente, proveniente de un psicólogo influyente en su vida, fue suficiente para que Manuel (nombre de ficción), un dominicano de 57 años de edad, atrapado por el vicio dejara atrás 36 años de consumo de todos tipos de drogas.

Este impacto positivo cambió la vida de Manuel. Pudiendo hablar de un antes y un después. Muy asustado se fue de inmediato a buscar la carta de autorización para irse a Hogar Crea Puerto Plata, según le indicó el psicólogo.

Antes de llegar a su lugar de recuperación, visitó su sobrino que residía en el mismo Puerto Plata, éste le aconsejó que se fuera mejor al Programa Alcohólicos Anónimos (AA), donde se recupera también. Y así lo hizo.

El uso de drogas y alcohol es perjudicial para la salud

-Ese fue el chance que Dios medio! Afirmó, Manuel. __No es fácil dejar ese vicio después de casi 40 años consumiendo marihuana, cocaína, crack y mezcla de varias.

Este ciudadano dominicano, quien llevaba una vida totalmente desorganizada, haciendo tropelías en las calles y ciudades para mantener el vicio, con la familia destruida, hacía tiempo quería dejar el consumo de estupefacientes. Lo había intentado varias veces, pero no perseveraba. Se internaba y se escapaba, en eso se pasó un buen tiempo.

Con ayuda del sobrino consiguió entrar al Programa de Alcohólicos Anónimos (AA), institución creada en 1935 en Ohio, Estados Unidos. Sin perder tiempo salió a buscar trabajo, consiguiéndola oportunidad de ganarse unos chelitos en una panadería, (uno de sus oficios).

Recuperación de Manuel

Comenzó a perseverar cumpliendo a cabalidad con el poderoso lema de AA “Solo por hoy”, Plan para Superar la Adicción. Lo más importante es que Manuel reconoce que la adicción es una enfermedad por lo que tiene que estar siempre en reunión con su grupo para compartir sus experiencias, debilidades y fortalezas; y un padrino dándole seguimiento. Algo sagrado en la vida de Manuel __. ¡Yo no dejo de ir a mi reunión, sé que soy un enfermo, no quiero seguir en el lodo hediondo!, apuntó.

El caso de Manuel es sorprendente, considerado “ejemplar”. Muy pocos poseen la fuerza de voluntad para perseverar, después de casi cuatro décadas consumiendo todo tipos de estupefacientes. Él también llegó a flaquear en cuatro oportunidades.

En la actualidad lleva siete (7) años en recuperación, se mantiene positivo en su Programa de AA. Se encuentra estable en su trabajo, (excelente vendedor de zapatos, tenis, ropas…).

Lo primero fuere en contrarse con él mismo, luego con su familia (pareja, hijos, nietos, madre, hermanos y amigos), de quienes recibe apoyo y solidaridad.

Trabaja y administra bien su dinero, (no lo bota), ha hecho su casita, piensa en su presente y futuro, comparte con la  familia y amigos. Observa un comportamiento correcto. Su ritmo de recuperación es sorprendente.

La infeliz niñez y adolescencia de Manuel

En entrevista concedida nos narra la infeliz niñez y adolescencia que le tocó vivir y cómo le marcó su vida.

Cuenta que en su hogar había un ambiente de agresividad. Su padre era violento, maltrataba a su madre, hermanos y a él.” Eso me afectó mucho”, dijo. “Él marcaba dos cuadros de tierra para desyerbarlos; uno para mi hermano y el otro para mí, y por rebeldía no lo hacía. Mami mamá cuando se daba cuenta, iba al conuco y lo hacía, para que no me matara a golpe cuando llegara”.

“Mi papá tenía por costumbre acostarse todos los días antes de las 8 de la noche, y todo el mundo tenía que trancarse y  acostarse, porque cerraba su puerta. Nos dejó muchas veces fuera, siendo niños de menos de 10 años”. Acotó, Manuel.

“Dormíamos en los platos de casas de vecinos, botaba la comida que mi mamá nos guardaba (debajo de la cama o en un rincón).Era una zozobra total, nos daba golpes que sangrábamos. También, amenazaba e insultaba a mi mamá. Ella salió huyendo para la capital con nosotros pequeños, la iba a matar por defendernos, le dejó todo“.

¡Pero yo lo perdoné, soy feliz, no le guardé rencor. AA sanó mi corazón, me enseñó a perdonar y a perdonarme! Indicó.

A los doce años ya Manuel tenía relaciones sexuales con una mujer que le llevaba 25 años de edad. “Ella fue la que me dio drogas, me enseñó a fumar, después de ahí no paré jamás. 36 años fumando de todo”. Hizo varios intentos, pero el vicio lo dominaba, caía de nuevo.

Esta historia real de Manuel ratifica una vez más, que la violencia intrafamiliar deja secuelas negativas en la familia (los hijos y la pareja). Igualmente nos confirma que la fuerza de voluntad y la disciplina son determinantes para el logro de las cosas, metas o cualquier propósito en la vida. El querer hacer las cosas, de lograr algo que se proponga es muy importante para obtenerla. Él está demostrando con la perseverancia en el Programa de AA que se puede, y es verdad que se puede-.

FUENTE: hoy.com.do

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here