Inicio Opinión El pueblo protesta y el gobierno sin respuesta

El pueblo protesta y el gobierno sin respuesta

20
0
Compartir
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo

El mes de octubre, que finaliza hoy, ha sido marcado por movilizaciones, llamado a paro y protesta en todo el país,  exigiendo al  gobierno  demandas que les afectan, como la fuerte ola de apagones y los elevados precios de los combustibles.

La semana inició con un paro en las 14 provincias de la región norte, el cual se realizó en su totalidad en donde el Frente Amplio de Lucha Popular (FALPO) demandaba del gobierno la rebaja de los precios de los combustibles y el alto costo de la vida, seguridad ciudadana, contra la corrupción y por el cese de la impunidad.

A todas estas solicitudes hechas por el FALPO y otras organizaciones, el gobierno dominicano no da respuesta, importándole poco lo que les  pasa  a cada ciudadano que cada día trata de sobrevivir bajo una presión económica que les agobia.

Bajo la avalancha propagandística, el gobierno trata de anestesiar a la población que reclama soluciones y  garantías de que la gente tenga una vida digna, como otras sociedades.

El FALPO tilda de indolente al gobierno ante las necesidades del pueblo,  por lo que se hizo el llamado a huelga, en ejercicio del derecho de defensa y a la protesta frente a los que consideran como agresiones  las decisiones económicas del gobierno.

Ha esto le agregamos la protesta en distintas localidades del país que exigen mejoras en los servicios energéticos, reparaciones de calles y otros males que les aquejan, pero el gobierno les ignoras.

Ante esa ignorancia, el gobierno empuja a los ciudadanos a protestar, mismas que son reprimidas por las autoridades, que muchas veces van contra su voluntad, porque saben que razones de sobras hay para los reclamos.

Sin embargo desde el gobierno, que están borrachos de poder, ven en los reclamos argumentos políticos, que pueden tener razón, pero jamás la voluntad de un pueblo que puede tener intenciones políticas.

En lugar de ocupar ese espacio contra los organizadores de las huelgas, lo que debería ver el gobierno, es que este ensayo de ayer, es un preámbulo para una huelga nacional y ahí, pienso, se acabaría la falsa luna de miel entre gobierno y el pueblo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here