Inicio Opinión Ejercicio: examen de su condición emocional y espiritual

Ejercicio: examen de su condición emocional y espiritual

44
0
Compartir
Telésforo Isaac EL AUTOR es Obispo Emérito Iglesia Episcopal/Anglicana

Por Telésforo Isaac

Es aconsejable tomar tiempo para hacer  ejercicios como el que aparece más abajo. Es recomendable ese tipo de examen para detectar cómo  se es como persona, sana y  estable.

Es de lugar hacer  un análisis psicofísico personal para ver el estado en que esta uno, dada que la sociedad en que vivimos actualmente está exageradamente convulsionada con hechos que chocan con las virtudes y violan los principios de la ética-moral que debe prevalecer en la colectividad.

Estamos en una etapa existencial  recargada  de intrigas políticas, disconformidades eclesiales, males que socavan la fe,  hipocresías que perturban la conciencia,  e injusticias, entre otros males, que lesionan la dignidad de los seres humanos. Tome usted unos minutos para hacer esta valoración (exploración)  personal.

Todo ser humano necesita hacer un examen físico periódicamente. De la misma manera las personas deben hacer un examen de la condición de su condición de vida para ser desintoxicada de impurezas.

El examen físico corporal lo efectúa un medico con la asistencia de la biotecnología y los diversos aparatos simples o sofisticados que ahora ofrece la alta tecnología.

El examen del espíritu o estado emocional es más sugestivo, pero no menos escrutado e importante. Se hace mediante el análisis mental, rememorando los actos contra Dios, el prójimo y con uno mismo, por pensamiento, palabra y hecho; además, lo que se ha hecho y se ha dejado de hacer.

Muchas veces el individuo de fe y práctica tiene el alma herida. Siente molestias, ansiedades, inquietudes, descorazonamiento, angustia y hasta desesperación. Cuando esto sucede, es necesario hacer un exhaustivo examen de la condición existencial.

El sentido de la condición del alma y las razones para la perturbación de la conciencia pueden ser múltiples:

Soberbia espiritual o sea falta de humildad de corazón que hace que sea prepotente.

Rigidez, pero, sin embargo frágil como cáscara de huevo.

Modestia falsa.

Hechos que yacen en el subconsciente.

El malestar llega a causar esterilidad espiritual, dificultad para orar, conflicto interno, tropiezos con el prójimo, desamor y lejanía de Dios, dificultades interpersonales, etc. Todo esto y más sin  reconocer la razón del deslizamiento que le agobia.

Se necesita tener una conciencia crítica, sensibilidad, sinceridad, discernimiento y fuerza de voluntad para hacer un auto-examen a fin de analizar y determinar el “porqué de esta condición del espíritu”.

Es saludable saber cuál es el causante de la herida del alma y tratar de curar el corazón y la mente para así purificarse de toda inmundicia y curar la herida.

Cosas y hechos que pueden herir el alma, socavar la energía,  y aturdir la mente:

Ø  El peso de malas acciones cometidas por pensamiento, palabra u obra.

Ø  Desengaños, decepciones.

Ø  Debilidades personales difíciles de controlar.

Ø  Experiencias traumáticas no sublimadas.

Ø  Esperanzas y anhelos no alcanzados.

Ø  Soledad.

 

Ø  Complejos por inseguridad.

Ø  Desconfianza sin sentido ni razón.

Ø  Confusión de la percepción de Dios o suspicacias improbables de otras personas.

Ø  Fracasos en la vida.

Ø  Desempleo.

Ø  Ingratitudes.

El alma del piadoso, el corazón del justo, y el espíritu del humilde, deben estar curado de toda herida, limpia de toda impureza, inmáculo de odio, y libre de todo sentimiento traumático o de culpabilidad perturbadora.

¿CÓMO ESTÁ TU ALMA, MENTE, Y CORAZON?

v  ¿Cómo desierto seco y estéril?

v  ¿Cómo porosa arena de playa?

v  ¿Cómo lodo de pantano fangoso?

v  ¿Cómo bosque frondoso pero impenetrable?

v  ¿Cómo valle de sombra de muerte?

 

v  ¿Cómo pestilente pocilga de cerdos?

v  ¿Cómo agitado y tempestuoso mar?

v  ¿Cómo la penumbra de un frío día sin sol?

¿ESTÁ TU ALMA, MENTE Y CORAZÓN, ASÍ?

ü  ¿Cómo jardín matizado de perfumadas flores?

ü  ¿Cómo montaña elevada hacia lo alto?

ü  ¿Cómo el amanecer de un hermoso día?

ü  ¿Cómo el agua cristalina y refrescante?

ü  ¿Cómo el aroma de fragante bálsamo?

ü  ¿Cómo la transparencia de un soleado día?

ü  ¿Cómo la cara risueña de una niña sin picardía?

ü  ¿Cómo la inocencia de un niño sin malicia?

ü  ¿Cómo águila remontada en alto vuelo?

ü  ¿Cómo tierra fértil para cultivar la semilla de la fe?

ü  ¿Cómo rayo de luz que disipa la oscuridad?

ü  ¿Cómo el Cristo que es la Verdad y la Vida?

Ante estas preguntas se anteponen los fundamentos de los principios de la ética-moral y el modo civilizado que debe prevalecer en la sociedad. ¿Está usted cómodamente ajustado espiritual y emocionalmente en ese estado existencial en la sociedad en que vive?

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here