Inicio Destacados Artículo de opinión: El pueblo dominicano

Artículo de opinión: El pueblo dominicano

778
0
Compartir
Alberto Quezada El autor es periodista, magíster en derecho y relaciones internacionales. Reside en Santo Domingo.

Por Alberto Quezada

Indiscutiblemente que la capacidad del pueblo dominicano para producir riqueza es una realidad que no admite discusión.

La infinita disposición al trabajo de su gente, su disciplina, creatividad y entrega sin límites por hacer de la República Dominicana una nación próspera y cada vez más grande, constituyen elementos dignos de admirar.

Está realidad se evidencia en el enorme y constante crecimiento que ha experimentado el Producto Interno Bruto (PIB) de la República Dominicana en los últimos 11 años (2004-2013) el cual según estimaciones de varios organismos multilaterales que preparan el ranking de las economías del mundo de manera periódica es admirable.

Para que se tenga una idea de lo que estamos planteando, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el crecimiento económico sostenido de la República Dominicana durante el periodo (2004-2013) pasó de US$ 21mil 563 millones a US$ 60 mil 363 millones para un crecimiento relativo de un 179 por ciento.

Vista esa realidad, resulta doloroso ver a un pueblo que trabaje así, que haya producido esa riqueza no poder exhibir un comportamiento social y económico más acomodado y digno como Dios manda.

Es que señores, es demasiado distante la diferencia entre ricos y pobres en esta media isla del Caribe, la desigualdad irrita, calcina, molesta, y esto parece no interesar a nadie, no mueve a preocupación a los tomadores de decisiones.

Todo ese esfuerzo constante que realizan los dominicanos y dominicanas cada día para generar riqueza para el engrandecimiento de su patria, pienso que debe ser valorado en su justa dimensión.

De manera que, no se puede permitir que el pueblo dominicano siga siendo víctima de la ambición desmedida  de unos cuantos que lo que aspiran es obtener ganancia, renta, aún sea a expensas de sus propios compatriotas. Que lamentable.

Quezada.alberto218@gmail.com